17 de marzo de 2008

Juan Lennon



Vimos una demostración de afecto y reflexión, un suspiro hecho música y misericordia con los violentos, vimos el pasado domingo una estreches de lamentos a ritmo de guitarras y voces internacionales. Bajo el puente internacional Simón Bolívar aplaudían miles de manos las letras de unos pocos, era un grito eufórico de alegría sedienta de paz, reclamándole al gobierno una mejor vocación de servicio para con sus vecinos, todo ello y bajo la lupa de los medios de comunicación se logró hacer real un intento de Música para la paz, una versión latinoamericana del ´Live´ que bajo el liderazgo de Bono se ha desarrollado en las principales plazas del mundo, ya sea para gritar en voz de protesta para la paz, la pobreza de África, el calentamiento global, la deuda externa o el simple hecho de unirse para la alegría de los pueblos, en este caso, la frontera colombo-venezolana sirvió de escenario para un proyecto de labor social en artistas latinos.

El proyecto de pacificación mundial como elemento de protesta surge en el revoltoso y amado gesto de John Lennon cuando quiso hacer el amor y no la guerra junto a su nipona Yoko Ono, juntos en una cama protestando contra la guerra de Vietnam, asimismo Bono retomó el ejemplar rollo con el Live AID para ayudar a los más necesitados, inclusive hoy en nuestros tiempo Shakira está organizando el LIVE Latinamerica que será de simultanea exposición en las cinco principales ciudades del hemisferio para protestar (y recoger fondos) para la acción social y ayuda a la pobreza, producto de la fundación ALAS.

Con esto no busco tachar las altruistas acciones de Juanes en Colombia con el asunto del conflicto diplomático del país, pero sí dejar en tela de juicio las mediáticas acciones de los inversionistas privados con este escenario como telón de fondo, sirve el concierto, pero ¿la política?, ¿será necesaria una acción musical de los políticos para reivindicar programas sociales? En nuestro afán por la paz hemos olvidado otro tipo de acciones sociales de igual importancia pero no con el mismo despliegue de los medios, resultado de una propaganda comercial como lo es el nombre Juanes, o apellidos como Vives, Bosé, Sanz, Montaner y el mismísimo Juan Luís. Shakira brilló por su ausencia, pero es que ella ya está desde finales de 2007 preparando este multi concierto con la participación incondicional de U2 y Madonna, de Calamaro y Soda Stereo, la brillantes de Maná y la imperiosa inversión de los magnates como Gates, Slim y Santodomingo.

Juanes ahora se anota un nuevo gol en su carrera como gestor social y músico, intelectual quizás, pero estaremos esperando la hora en que otro tipo de actores sociales le tomen en serio estas acciones costosas y simbólicas. Algún medio lo comparó con el liderazgo de Bono, la misma fama y el mismo amor por los menos favorecidos, ese mismo medio se encargó de registrar todo el concierto sin interrupción a comparación de los demás que simplemente cubrieron el despliegue musical. Ese mismo medio nacional registró las palabras del artista en su rueda de prensa y lo valoraban como el John Lennon de Colombia por sus iniciativas de música y Paz.
Nos enorgullecemos de personajes como este: ¡Viva la madre que le parió! Como dijo Bosé en la tarima, ahora bien, viva todas nuestras madres para que continuemos esa senda de liderazgo y trabajo por la paz, como siempre lo hemos hecho con la diferencia que esas grandes empresas privadas no destinan dineros a esos ciudadanos anónimos que sí lideran iniciativas más locales y más reales, que duran años preparando proyectos y no una semana como la fama lo simplifica.

No desmeritemos las acciones de los famosos sino, las acciones y el oportunismo de los inversionistas, ya va siendo hora de que esas grandes empresas donen dineros incondicionales a proyectos juveniles o ciudadanos de labor social y cultural, y no solo a grandes estrellas de la farándula internacional.

Felicitaciones a todos, se logró el objetivo: Integrar a los colombianos con los venezolanos, ahora ¿cuál es el paso a seguir?, otra cosa, la calidad del concierto desde lo musical dejó mucho que desear, ¿será improvisación o coincidencias de lo simple?

Seguiremos esperando.

AV.

1 comentario:

batichico dijo...

Lenon & Strawberry fields for ever!!!...

...All we need is love...