26 de septiembre de 2007

24 Canciones Más Significativas

La presente entrega de Proyecto 24 refleja momentos o sensaciones que a lo largo de mi vida han sido ambientadas por esa banda sonora que la noche, la luz, el día o el olvido nos entrega. Canciones que seguramente son del gusto general o todo lo contrario, son de desprecio o rechazo.

Quiero antes de que mal interpreten esta lista, especificar que no se trata de las 24 canciones que más me gustan ni de mis canciones favoritas.

No es una lista de canciones que de alguna manera y por casualidades del consumo se encuentren presentes en mi gusto musical, el cual es muy variado, sino a una lista de 24 momentos, sensaciones, recuerdos, personas, errores, sueños, esperanzas, decepciones, soledades, en fin, son 24 canciones que haciendo oda a la ficción han sido testigos de mi proceso continuo de crecimiento y maduración. Canciones por la vida, para la vida…


1. Jerry Rivera – Loco de Amor. En el proceso de crecimiento intelectual, cuando la literatura la mezclaba con la música, esta canción llegó a mis oídos, se quedó grabada de manera instantánea en mi memoria y fue el punto de arranque de mi ejercicio de composición musical. Desde siempre he disfrutado de la música de Jerry Rivera, pero esa canción llegó más allá de mi gusto, Fue una herramienta intelectual.
2. Fito Paez – Mariposa Tecknicolor. Cuando llegué en el mes de septiembre del año 2000 a la ciudad de Medellín, el equipo organizador del III Encuentro Nacional de Escritores Jóvenes TOMA LA PALABRA me recibió, debido a que llegué un día antes del evento me llevaron a recorrer todos los programas de tv locales donde se promocionaba el evento, en la noche organizamos el refrigerio de casi 300 personas, ya untados de sándwich hasta el alma, salimos al parque del periodista a tomar moscatel de pasas, era la primera vez que iba a Medellín. Durante la organización de los refrigerios Fito y su mariposa Tecknicolor nos dieron el ánimo para hablar de literatura en una noche de vino y trabajo.
3. Ángeles del Infierno – Al otro lado del Silencio. No es una canción para alardear en un bar, para tararear en el bus, para escuchar en la soledad de una habitación, o con el sabor del vino, es una canción de muerte. Canción que me recuerda el fallecimiento de una gran amiga, fallecimiento que no fue accidental.
4. Pink Floyd - Shine On You Crazy Diamond. Con esta canción de fondo, la luz apagada, el volumen a medio subir y la casa sola, después de varios vinos, varios cigarrillos, palabras sin sentido y deseos sueltos viví una de esas noches donde el sexo hace de las suyas pero que sobrepasa lo carnal… fue una de esas noches con la flaca. La dosis años mas tarde se repitió con la misma canción, el mismo entorno pero otra mujer, mi novia de ese entonces. Para aquellos curiosos les recomiendo este tema como telón de fondo para una noche de sexo, es agradable.
5. Shakira – Antología. Mi relación con Angélica, se terminó con mi viaje a EE.UU en un diciembre, Shakira con esta canción marcó mi exilio mientras pensaba en mi novia de turno de una manera sufrida y con culpabilidad de por medio, muchos de los episodios mencionados en la letra de la canción fueron reales y los viví con ella. Al regresar a Colombia los papeles se cambiaron y ahora era yo la victima y ella el victimario, todo seguía en desorden y la canción rondaba en mi mente.
6. Daniel Powter – Bad Day. No es un mal día, no es un cielo azul que se vuelve gris, no es una cámara que miente, no es una excusa que aleja las sonrisas, no es la retirada del camino, no son recuerdos que en la vida se quedan cortos… Esta canción no simboliza ningún episodio de mi vida, no me recuerda ningún escenario particular o alguna etapa importante en lo recorrido estos 24 años de vida. La razón es simple, me gusta la canción, pero es más simple aún el motivo de ésta en el conteo 24, esta canción cada vez que la escucho me recuerda a dos de las personas que más quiero y que he aprendido a querer en este mundo, Inés Elvira Requejo y Maria Paula Guáqueta, es casi la banda sonora de la amistad, es un himno para mis emociones compartidas y mis soledades disfrazadas. Un mágico momento.
7. Alejandro Sanz – Cuando Nadie Me Ve. A veces me elevo, doy mil volteretas / a veces me encierro tras puertas abiertas / a veces te cuento por que este silencio / y es que a veces soy tuyo / y a veces del viento. NO se trata de escribir la letra de la canción, pero si de dejar en evidencia su primer estrofa, con esta canción apaciguo las depresiones, las dejo vibrar en el vacío de mi conciencia, tarareo las lágrimas que la soledad en su peor reflejo me pueda arrebatar, dejo que los recuerdos se oxiden en motivos irreales, dejo escapar amistades en odiosas miradas. Cuando nadie me ve puedo ser o no ser, cuando nadie me ve pongo el mundo del revés, cuando nadie me ve no me limita la piel, cuando nadie me ve soy Armando Vargas.
8. Jhonn Williams – Superman. Es evidente que mi héroe favorito es Superman, el héroe de mi mejor amigo es Spiderman, el de Chicue es Batman, pues bien, el mío es Superman, razón por la cual dejo en evidencia este tema instrumental en el conteo 24, no sólo se trata de un gusto de infancia, sino que el escucharla me sube el ánimo, me devuelve a la niñez y me hace recordar la satisfacción de ser niño aun hoy con la edad que tengo, es la única canción, película y héroe a la que no le he perdido la capacidad de asombro, capacidad de asombro que para otros asuntos de la vida he dejado extinguir.
9. Mago de Oz – La Costa del Silencio. Voy a revelarles un secreto: En el año 2003, después del primer nocturno el equipo fundador se desintegró por diferencias entre los mismos, un año más tarde quise revivir la idea de la noche de poesía y arte, después de divagar y luchar contra el rencor de algunos logré formar un nuevo equipo, que para mi consideración, para mi modo de ver la vida, fue el verdadero equipo fundador de nocturno, el equipo que continuó el esfuerzo de lo que se creó un año antes, la canción que me motivó a realizar un segundo nocturno fue precisamente ésta de Mago de Oz, fue en mi época de ambientalista, con esta canción y el equipo del 2004, nació el II Encuentro Local de Poesía NOCTURNO 2004: TRIBUTO A GAIA. Si esta canción no la hubiese escuchado seguramente el tema de nocturno hubiera sido otro y no sería lo mismo, inclusive pongo en duda si realmente hubiese nacido esa segunda noche de literatura. Gracias Martha Claudia, Alejandro, Alejandra, Melissa, Angélica, Andrés, Mauricio, Lina María (la única sobreviviente del 2003) y a las Natalias por darle un segundo Nocturno a Cali.
10. Néstor Zavarce – Faltan Cinco Pa´las Doce. La canción es vieja, más vieja que yo, el contenido es evidente, el ritmo musical es de antaño y poco va con mi generación, pero esté donde esté, no importa si es Buenos Aires o Miami, Panamá o Washington, Madrid o New York, Girardot o Medellín, fuese donde me cogiese el año nuevo, esa canción se convirtió en mi agüero para el porvenir de un año mejor, año que no escuche ese tema el 31 de diciembre es año que me da malos resultados, esa costumbre la heredé de mi abuela Alicia, por eso su importancia.
11. Soda Stereo – Zoom. Envigado Diciembre 31 de 2000, Envigado Enero 01 de 2001. Esta canción fue la banda sonora de mi año nuevo, resulta que era el primer diciembre que pasaba solo, mi madre estaba en EE.UU con mis abuelos, mi padre en Girardot con mis tíos y yo, visitando a mis amigos de Toma la Palabra, una amistad extraña que se forjó tras el encuentro de escritores jóvenes y que en la noche del 31 de ese diciembre fuimos a Envigado, a la casa de una de las chicas del grupo, preparamos sancocho de Gallina, tomamos aguardiente Antioqueño, Cerveza Pilsen, comimos, escuchamos Faltan cinco pa´ las doce, luego hicimos el conteo y celebramos la llegada del 2001 quemando un muñeco viejo y feo pero lleno de pólvora y con la camiseta del Deportivo Independiente Medellín DIM (pues todos los presentes éramos hinchas de Nacional y no queríamos que el DIM siguiera ganado, pues en ese año el DIM eliminó a Nacional de las finales), empezando ese 2001 pusimos en el equipo de sonido aquel tema reconocido de Soda Stereo a todo volumen, lo cantamos y gritamos como si fuese en vivo, fue una noche inolvidable; Hoy Siete años más tarde ya no hablo con ninguno de los muchachos.
12. Ekhymosis – Solo. Mi primer concierto fue precisamente Ekhymosis, Estadio Pascual Guerrero. Recuerdo bien que en esa época la Boleta de entrada a Gramilla (No existía todavía V.I.P) Costaba $20.000, siempre fue de mi agrado esa agrupación, pero esa canción en especial fue la que me marcó, aquellos pajazos mentales de la adolescencia, difícil olvidar ese concierto.
13. Binomio de Oro – Olvídala. Cual transeúnte que deja en las casualidades de la vida sus pasos, que ve como banda sonora de sus pasos la intransigencia del entorno, que pisa con seguridad tierras desconocidas, que se deja llevar por la curiosidad, cual transeúnte sorprendido por lo conocido en tierras desconocidas es que terminé entrando a un estanco en el sector de La Boca en Buenos Aires, cerca al Estadio La Bombonera, allí dos señores con pansa pronunciada, canas, con la chamarra del Boca Juniors, una anciana atendiendo el establecimiento y con mirada despreocupada miró mi entrada al lugar como un usuario más del destino, de fondo y a todo volumen se escuchaba esta canción, inquieto por la presencia del Vallenato en calles argentinas es que cuestioné en el lugar si era propiedad de colombianos o, si algún colombiano estaba presente en el recinto, ante la negativa de la anciana y la insistencia de los señores por tomarse otra Quilmes comprendí que ese vallenato se escuchaba porque sí, estando lejos del hogar es que aprendí a valorar el sentido patrio, todo por culpa de un vallenato que seguramente si lo hubiese escuchado en el centro de Cali, en alguna panadería o el ruta habitual de Bus me sabría a mierda y rechazaría de manera inmediata, sólo, estando en Argentina fue que di atención a su letra, melodía y procedencia… solo aprendemos a querer el país estando fuera de él.
14. Stratovarious – Black Diamond. La letra de esta canción es hermosa, como para dedicársela a la nena. Sin embargo el motivo de la misma por estar en este Proyecto 24 se debe a que todos los Sábados, entre el 2002 y 2003 los pasé en mi bar de confianza, con una botella de vodka en la mano, con mi amigo de infancia Mauricio y escuchando heavy metal a todo volumen, con el cabello largo hasta la espalda, vestido de negro, mucha cerveza y el vodka casual. Mi introducción a esa cultura metalera la dio esta agrupación Finlandesa y su canción cumbre, Black Diamond. El solo de piano es espectacular, pero las noches de metal, sexo y alcohol son recuerdos que no se van.
15. Juan Manuel Gómez – Todo Está Bien. Juan es de esas personas que si te das la oportunidad de conocerle te enamoras, es de esos jóvenes que roba corazones y comparte sueños. En el año 2005 iniciamos el proceso de grabación de su primer disco, yo apoyando su iniciativa trabajé dirigiendo su proyecto musical mientras que de manera paralela daba direccionamiento a ese Nocturno que tanto me demandaba, coincidiendo con los sueños de ambos, las canciones “Todo Está Bien” y “Frenético” fueron la banda Sonora del III Festival de Arte Joven de Cali NOCTURNO 2005: LA CIUDAD DESPUÉS DE LA CIUDAD. Esa noche hicimos la presentación del demo del disco ante los asistentes y cerramos un capítulo en la vida de Nocturno.
16. Poligamia – Mi Generación. Si bien esta canción propiamente no refleja lo que vivió mi generación, habla de la importancia de la amistad, pero esa no es la razón por la que está en el presente top 24; Una tarde después de trasnochar tres días seguidos llegué cansado a mi residencia en Bogotá, apagué luces, desconecté aparatos eléctricos y cerré con seguro la puerta del apartamento, me recosté a dormir y descansé como nunca. Cuando me encontraba profundamente dormido mi equipo de sonido se encendió a todo volumen sonando esta canción, de un susto me desperté y fui a ver que sucedía, evidentemente apagué la música y traté de volver a la cama, lo que me llamó la atención fue ver que el equipo de sonido estaba desconectado y no había razón para que la canción sonara… misterios del más allá quizás, pero ese día fue mas la rabia que el susto. Durante la semana siguiente continuaron las manifestaciones inexplicables, como por ejemplo que se abriese la regadera a las 3 de la mañana (teniendo en cuenta que vivía solo), pero nada supera al impacto que esa canción dejó en mí.
17. Nirvana – The Man Who Sold The World. Quiero aclarar que no me gusta Nirvana, no me afectó la muerte de su vocalista principal, no colecciono sus discos ni compro camisetas estampadas con la imagen del señor Cobain. Esta canción por la melodía tan bien producida, las guitarras bien coordinadas y la voz bien modulada me gustó en el momento en que la escuché por primera vez sin saber siquiera el nombre de aquella banda, después de escucharla y enterarme que era el sencillo de promoción de un disco que se llamaba MTV UNPLUGGED LIVE IN NEW YORK con el nombre de la agrupación fue que me di cuenta de la existencia de esta serie de la MTV, tras esto fue que inició mi gusto por el formato desconectado o acústico, las versiones raras en la música y por supuesto el deseo de coleccionarlas.
18. Miguel Mateos – Tira Para Arriba. El día en que iniciaron los sucesos más sangrientos de la historia de Argentina en el siglo XX, las iglesias cayeron ante el dolor y sufrimiento de un conflicto cívico – militar entre oposición y oficialismo del gobierno de Perón, un cuartel de fuertes tensiones llevó a que dos bombas en los cuarenta minutos del medio día estallaran contra la población de 1955, durante un mes de abril, cerca al nuevo mundo de Buenos Aires. La iglesia Católica perdía terrenos en la arena política, el gobierno peronista no se dejaba vencer en las urnas y cerca de miles de civiles, sin ser condenados, fueron juzgados por la violencia de una policía secreta que divagaba entre el peronismo y el oficialismo de un discurso pacificador. Hoy, cincuenta años y un poco más, sabemos que el bombardeo a la plaza de mayo solo fue el inicio de la época más violenta de la historia argentina, en su buena memoria cada jueves a las dos de la tarde hora local las madres de miles de desaparecidos y fallecidos rinden tributo a sus almas al frente de la casa rosada, a unos cuantos metros de la plaza de mayo que inicialmente fue construida para renovar en 1851 al nuevo Buenos Aires, hoy, la renovación se ha volcado en banderas azules con blanco, con un sol que busca brillar en la memoria colectiva de los gauchos pero que se aleja en un llanto mudo y sectario. Esta canción en su versión original es el tributo a las Madres de la Plaza de mayo y hace parte de este conteo como un obituario a la conciencia del turista que fui, un buen recuerdo de Argentina.
19. Blur – Girls And Boys. Después de este momento de reflexión tan intelectualoide, pasamos a esta canción que poco y nada dice en su letra, una escenificación de ocio americano, pero con ritmos electrónicos muy bien elaborados para darle seguimiento a acordes de guitarras y un bajo constante. Esta canción me recuerda varias etapas de mi vida nocturna, pero quizás las más mas de las razones es que me recuerda mi época cuando trabajé en caffetto Bar, primero como mesero y luego como Barman, cuando fui el DJ del Bar esta canción era la primera que colocaba, pues me daba la energía y el ánimo que se requería, sé que muchos de los que trabajamos en ese establecimiento compartimos el gusto y la nostalgia al escuchar esta canción tan superficial, eso sí, es rico bailarla.
20. Sergio Vargas – La Ventanita. ¿Quién no aprendió a dar sus primeros pasos de baile con esta canción?
21. Duncan Dhu – A Tu Lado (Versión de Piano). Nuevamente María Fernanda toma lugar en este top 24, hoy ya casi 4 años de haberse terminado la relación la sigo recordando con esa nostalgia con que tome la decisión de dejarla, sin embargo esta canción fue la canción con la que literalmente nos entregamos a las mieles del amor. Es una canción demasiado romántica, ya raya en lo cursi, en su momento me pareció linda, hoy simplemente algo demasiado rosa que no quiero registrar en mi proceso de construcción de carácter.
22. The Cranberries – Zombie. Me recuerda las Borracheras con Juliana Ariza cuando viví en Bogotá, Me recuerda las borracheras con Martha Claudia Arias cuando llegué a Cali, Me recuerda ese regreso a Medellín donde el vino se volvió un amigo en el parque Lleras, es la canción que en su versión acústica más me gusta, es una canción que conecta varias etapas de mi vida en acordes y agudas voces femeninas.
23. Aerosmith - Livin´ On The Edge. Me recuerda esa tarde de marihuana y moscatel de pasas, había faltado a clases y estaba bajo los efectos de aquel alucinógeno natural, esa canción quedó estampada en mi memoria pues era tal el estado de desvariación mental que llegamos a creer que su duración superaba los diez minutos de música. La canción realmente dura seis minutos y veinte segundos, pero mi memoria me dice otra cosa, esta canción me lleva a esos momentos que no quiero volver a vivir.
24. Marc Anthony – Qué Precio Tiene El Cielo. Uno tiende a equivocarse con los sentimientos, uno a veces siembra esperanzas en donde no debe, uno a veces se fija en quien no es natural que se fije, pues bien, cuando esta canción salió al consumo, me interesé en una muchacha que no era para mí, puedo dar fe que es una gran persona pero que la vida muy bien me dio a entender que no debo aspirar a que sea mi pareja. En un momento mágico de la noche, en esas tandas largas de salsa, estaba bailando con ella cuando de un momento a otro sonó el éxito del puertorriqueño y mi mirada se cruzó con la mirada de la señorita, nos conectamos, nos enredamos en las palabras de la canción, pagamos con el alma sin temor a nada, nos inventamos eternamente, bailamos y sacrificamos la noción de realidad por una canción que violaba los estamentos de la amistad, el precio que pagué fue muy caro y por eso cada vez que escucho esa canción se me raya la conciencia y ese sentimiento de culpa regresa a mi cordura, realmente lo pagué con el alma. Sé que no soy el único que ha sido víctima de esta canción, Gracias.


Este conteo 24 llega a su fin, algunas canciones considero que deben ser retiradas, otras no comprendo su existencia, algunas han dejado enseñanzas, de resto todo es música, lo que se va y lo que se queda. Espere que le llegue su momento en la vida, donde lo musical va mas allá del gusto o la afinidad por el instrumento o género y se radica en el sufrimiento del tema que hace la labor de registrar su vida, en ocasiones la canciones que mas odiamos es la que más nos recuerda ese momento tan especial que vivimos o dejamos de vivir…

En la próxima entrega del Proyecto 24 y a petición de algunos de mis lectores frecuentes, realizaré el top 24 de los Libros, Cuentos o relatos literarios que más me gustan, será un ejercicio netamente subjetivo y visceral.

AV.

1 comentario:

Patton dijo...

Es curioso como hay canciones que son como la banda sonora de nuestras vidas: evocan recuerdos o momentos ... así no necesariamente nos gusten.

Por ejemplo yo oigo "el meneito-meneito-meneito .. ahí ... " y me da como algo. ¿naúseas?