4 de septiembre de 2007

SIN DAÑO A TERCEROS

Es preciso ver cómo uno cuando piensa que el mundo gira alrededor de nuestros deseos se desmorona con una simple brisa de 9 C y muchas gotas de lluvia. Con el hambre rascándonos en la espalda, el frío mordiendo nuestros pasos y la sombra del pasado riéndose en nuestro reflejo.

Como animal nocturno que se respete, trafico sueños mientras le maúllo a la luna, visito calles buscando novedades y duermo donde el calor de hogar me lo insinúa, de este mundo ingrato y extraño sólo se saca provecho de las rarezas de la mente. Amigos que nunca faltan pero que si se esconden cuando uno los busca, amigos que nunca faltan y que siempre están para ayudarlo a uno en las malas noches de septiembre, Amigos que duermen mientras uno está en desvelo, Amigos que sin preguntar te extienden la mano en cada esquina y te dan una palmada con algo de placer… Como animal nocturno me acostumbro a agradecer a los vicios de las amistades para aprender de ellas lo que el egoísmo y la mala educación nos ocultan.

Si Julio me dio luz, agosto me dio frescura, septiembre me está dando a probar asfalto y me acaricia con la sombra de edificios ajenos. Con la sombra de octubre, pienso en esos caminos de amistades que me reclaman por ser ingrato, pero son esas mismas a las que llamo y me responden: “Uy marica, cagada huevón… ojala todo te salga bien”, así que pues… como buen gato, sigo mis instintos, sólo me dejo acariciar y saludar de los que realmente me dan buena vibra y a ellos, a los terceros… los miro, me lamo los bigotes y me voy persiguiendo a la Luna. Que a esa luna que conocí en septiembre le daré todos mis meses del alma. A Luisa, mi Luna.

1 comentario:

German dijo...

es algo cotidiano , del dia a dia , en el cual todos nos sentimos solos, muchas veces olvidados y hasta feos , pero bueno , como en todo esos son solo dias que llegan y pasan y un dia nuevo comenzara y hay que estar en la expectativa de lo que pasara porque eso nunca se sabra