20 de octubre de 2007

Sala de Redacción

El ejercicio de escribir se retoma después de algunas copas de aguardiente, algunas canciones que dieron fuerza a esa banda sonora y en especial, a muchas ideas que se me estancaron en la cabeza para que fuesen escritas pero que terminaron ahogadas por el exceso de ansiedad y ausencia de red.

En esta semana muchas y pocas cosas sucedieron, dejando para después el efecto 24 quiero iniciarle con algunos comentarios fuera de foco que uno se lleva en el bolsillo y se burla de sí mismo cada vez que se puede. Pensaba en una ciudad sin centros comerciales después de haber leído el Blog de Patton y cuestionar el desorden de mi ciudad, quizás también llegué a pensar en que este era un blog para el monocultivo de ideas y no para la producción industrial de saberes, he ahí entonces el inicio de los dilemas: "el conocimiento se crea o se adquiere" en fin, de ese tipo de pajazos mentales es que alimentamos nuestros raros ratos de soledad. O ¿por qué Agustina mantiene Aerotrastornada con los pies en la tierra?

Descubrir pendejadas como que "Es Por ti" la romántica canción de nuestra estrella nacional Juanes tiene las mismas notas y acordes (por no decir que suena identico y evitar lios) que la canción "Luz de Día" de Enanitos Verdes, evidentemente la letra y vocalización es distinta, pero son cosas parecidas... como que la canción "El Ratón" y "Maldita Flor" sufran del mismo mal...

Continuando con esa semana de desparche y divagares, me quedé pensando en los deportistas frustrados o jubilados antes de tiempo, ya sea por alguna lesión física o por alguna sanción moral y social. De todos modos en este punto me quedé con dos cosas en la cabeza, la primera que mi selección Colombia a diferencia de las anteriores como que ahora si se está tomando en serio el rol que les corresponde, no lo hicieron nada mal para ser los dos primeros juegos. Lo segundo es que de esas cosas del destino se me vino esta (ex) estrella a la cabeza y quise saber más de su paradero, pero al no encontrar respuesta les comparto mi interrogante: "¿Qué será de la vida de Guillermo Barros Schelotto?, y siendo más localistas... ¿Qué será del exilio de Arley Betancour?

Esto de ser desempleado es un asunto complicado, más cuando empiezas a notar que en tu casa ya las cosas no son como antes, es complicado el pensar que ya dentro de poco debo hacer maletas y buscar vivienda digna y creible. Por ahí me enteré de cositas que el Partido Cambio Radical está haciendo, cositas que los del Partido Liberal le están proponiendo al Partido de la U y respectivamente los Conservadores a la apuesta del próximo 28 de octubre. Dificilmente termino enterado de estos asuntos que en algunos casos me conviene para mi vida laboral y en otros definitivamente me dan dolores de higado en sólo pensar en ellos.

Pues bien, el 24 ya se cumplió y se gozó. Algunos consideran que Proyecto 24 llegó a su fin porque ya se cumplió la hora cero, pues no. Resulta que una serie dura 24 episodios, es decir, una temporada. Pues apenas vamos en la cuasi mitad de la primera temporada asi que este asuntito de las listas 24 aun no acaba. Se tomó guaro, cerveza, café con brandy, me regalarón un cenicero bonito, un par de Botellotas de Heinecken, una tazita (en la mínima expresión de la palabra) de café, una camisa muy bonita (azul, mi color preferido), una torta muy rica pa compartirla con los allegados, la tortuga me prometió llevarme a comer helado a Crepes, la Mapache me debe la caja de Donut´s, la Gansa me invitó a unas cervecitas que espero se cumplan pronto, El Gordo me debe los Cohiba y Romeo y Julieta, Por ahí me prometieron de Bogotá mandarme unos detallitos (hasta me pidieron la dirección de mi casa, mas bueno) y mi mamá me regaló unos pantalones. Que cosas, menos mal el cumpleaños va hasta el día domingo así que pues sigo recibiendo regalos y besitos.

Otra de esas preguntas tontas es: ¿Por qué se le llama Sala de Redacción? Y eso que fui en un pasado disque estudiante de comunicación, trabajé en Semana una Semana, aun así no copio la idea de Sala de Redacción, si en ese lugar (la sala) no veo a nadie redactando, cada cual lo hace en su propio cubículo, ni mucho menos es una sala, es un cuarto de cuatro paredes, dos sillas, una mesa y un Videobeam. Lo mismo sucede en la Sala de Redacción de El Tiempo y de RCN, alguien que me expliqué la epistemología del nombre.

Bueno de las cosas malas que sucedió, me robaron el Señor Bigotes. No sé quien fue el Hijuep++a que se atrevió a robarse a mi gato, al consentido de la casa, pero lo evidente es que fue un robo y no un ataque de libertad del niño. Ya la red de ingenieras domésticas del sector me dio el dato del presunto captor así que pues se viene un pequeño pleito en pro de la libertad de Bigotes.

Concluyendo les cuento que estoy escribiendo de nuevo aunque la lucha con el poder adquisitivo de la inspiración la voy perdiendo con tres round de distancia. Pero ahí voy, dándole. Nuevamente les invito a que lean la décima entrega de Proyecto 24 en el siguiente Post. Hasta entonces.


AV

1 comentario:

Patton dijo...

Consternado con el asunto del bigotudo. Ojalá logre recuperarlo, ponga una denuncia penal si es del caso. Desde aquí todo mi apoyo ... moral, supongo.

Que buenos regalos, que los disfrute.