23 de noviembre de 2007

November Rain

¿A qué sabe la limonada? A limón.
¿A qué sabe la lulada? A lulo.
¿A qué sabe la demora? A soledad.

Jueves…

Ya es Viernes … (1:34 AM) y aun la lluvia de jueves sigue cayendo, con mayor intensidad, con mayor frescura, con ráfagas de insomnio, propia del invierno, propia del pasado, gotas que caen golpeando con odio el suelo, como si su trayecto fuese una maldición y viesen en el suelo un culpable de su desgracia.
Son gotas con remordimiento, detestan llover en madrugada, les da frío. Detestan caer y no ser observadas, gotas que espantan gatos, gatos que espantan silencios, silencios que incomodan verdades, verdades que dan dolor de cabeza, cabezas que no sirven para nada, nada.

¿Es el génesis una calumnia? No, sólo el principio de todo.
¿Son las goteras revoluciones húmedas? Para nada, simplemente es agua que cae.
¿Es la opinión pública un bien público? Carajo ya estoy hablando mierda.

Viernes…

Ya es viernes y la lluvia de jueves cae con amargura, no hay héroes entre nosotros, solo imprudentes. El agua cae en el patio, riega las plantas, sigo sentado en mi soledad, taciturno, reflexivo, olvidado, amargado. Veo sombras sin dueño danzar contra las plantas, no me interesa conocer su procedencia, sólo escucho inapropiadas versiones de la locura y la soledad confundiendo mi fe por la naturaleza y sus elementales. Quiero escapar, quiero gritar, me quiero esconder, me decreto culpable y pasajero, me declaro autómata por necesidad.
Estoy cansado de que no me dejen dormir.

Me encanta ver el agua caer, me encanta ver la lluvia desde mi balcón, entre más fuerte mejor, porque siento el vértigo de las calles rendidas ante el poder de Gaia, pero sólo lo disfruto con un cigarrillo en la mano. Hoy no hay cigarrillos, no hay aguapanela, no hay vino, no hay nada, solo gotas que caen, que dibujan lágrimas en el vacío, que despedazan esquinas en la multitud, duermen al sol, susurran a la luna, niegan a las estrellas y estrellan nubes sin identidad, es la fuerza del agua, la vida de nuestro cuerpo ajena a nuestra esencia, es agua que cae, es un día que apenas comienza, sin sol, sin estrellas, con agua, sin inspiración, sin mi, sólo noviembre y el agua.

Para cerrar:

Adán: “dios, ¿por qué hiciste a Eva tan linda?
Dios: “Para que la ames”.
Adán: “¿Y por qué la hiciste tan tonta?
Dios: “Para que te ame”.
Mis recomendados:

- Canción: My Inmortal (Evanescence)
- Película: Perfume de Mujer (Con Al Pacino haciendo de ciego)
- Programa de TV: Scrubs (Por Sony lunes a viernes 10:30 PM)
- Libro: Opio en las Nubes (de Rafael Chaparro Madiedo )

Suerte y que sigan su rumbo !!

1 comentario:

:: Theraq :: dijo...

Si la lluvia se quejara, ¿llovería lluvia en la lluvia, o solo la nostalgia sería mayor? Un abrazo.