17 de enero de 2015

Los Hijos Perdidos.





Nuestra primer experiencia como padres nos la da la vida cuando asumimos el control y cuidado de los amigos de la vida, de esos personajes que se nos escapan de la rutina y se van apareciendo en casuales escenarios hasta que los volvemos hermanos, y en ese estadio, le comenzamos a compartir de nuestro afecto, permitirnos hacerlos propios.

Jugamos en medio de la infancia a ser adultos, a ponerle nombre a las cosas y a escaparnos de cada norma para cuidar de los nuestros, nos hacemos responsables de los silencios incómodos del mañana.

Vamos creciendo y con la vida nos vamos forjando en óleos y partituras, recorremos metros y metros de deporte, burlamos el destino y con ese cómplice del camino nos enfundamos en recovecos de la memoria, no es por ser insensato o mal agradecido, es que la melancolía y la nostalgia es nuestra musa, es el abono que hace de este Blog un parque que gira a sí mismo, con las mismas historias, los pretextos de siempre, la infaltable musa del recuerdo, del preferir remembrar al descuidar lo olvidado.

Iniciamos haciendo un recorrido por ese lindo momento de la vida en que anclamos amistad con alguien, la manera como lo vamos envolviendo poco a poco en nuestra rutina, como nos vamos enfundando en su tiempo y sus espacios, el hacernos amigos en territorios rutinarios.

Sin embargo, hablar de los hijos perdidos no es propiamente darle un valor familiar a la amistad, tampoco es caer en ese lugar común de tristeza donde los desaparecidos son parte del álbum familiar de alguna pareja desesperada, o de aquellos deseos de paternidad que se desvanecen en una sala de hospital, en la más prematura de las edades.

Iniciamos pues, la reflexión en sincronía con ese sentimiento que surge del pasado, no con la memoria de lo vivido, ese esfuerzo vital de la vida por conservar los amigos, por crecer junto a aquellos que desde infantes nos acompañaron, por rastrear las calles y redes sociales buscando al hermano de vida que ya se fue, algo similar ocurrió con David Ramírez, un compadre que reside por estos tiempos en la bella Costa Rica y del que nunca supe nada hasta hace poco más de un año, cuando fue él el que me encontró y todo, aunque usted no lo crea, gracias a este Blog; prosigamos, el esfuerzo vital de conservación no es más que la historia misma reescribiéndose constantemente pero con amigos diferentes, acorde a cada etapa de la vida nos va llegando el protagonista de cada corte, de niño fueron David y Juan Pablo, ahora me acompañan Diego Alejandro, David Guillermo y Luis Fernando, pero yo no se mañana.

Otro rumbo nos acompaña en ese trayecto, para algunos igual de oportuno como lo es la infancia misma, para otros  un poco tardío, como el amor o la vida sexual, en cada caso, no todos son los afortunados o desvergonzados que caen en ese enorme sentido de paternidad ante algo que no es propiamente un amigo de infancia o un ser humano, parecemos ajenos al tema hasta que se nos convierte una quimera personal.

En ocasiones nos llega por deseo personal y complicidad de los demás familiares, en otros casos, llega porque los elegimos en el trayecto, nos encontramos en ese cruce de miradas y vamos cediendo ante el deseo, la necesidad paternal de darle un hogar, de criarle, de abrazarle y besarle, de cuidarle y hacerle propio, nuestro, de convertir un simple cachorro en algo más trascendente que un animal, en un miembro de la familia con el que aprendemos el día a día de una responsabilidad, de un oficio y un qué hacer más allá de la tradicional lavada de loza después de cada comida.

Una mascota es el lazo que une cualquier individualidad con la más humana de las emociones, una mascota es el referente de sensibilidad con el que venimos preparados para este mundo tan ancho y tan ajeno, tan verosímil y pusilánime.

Algunos le llamamos Lucas, Puppy, Paquito, Luna, Esmeralda, Alaska, Blanca, Nacho, Tata, Zeús, Julieta o Michelín. Muchos son los sustantivos con los que podemos enmarcar el protagonismo de cada historia, todos en sus diferentes razas, condición social, carnet de vacunas y hasta tipo de correa o collar, desde Caninos y Felinos, pasando por aves de corto vuelo o roedores de tolerable inclusión; Crecer junto a una mascota es para un niño una experiencia inolvidable y que aporta lo suficiente a su sentido de humanidad, en otros casos, el tener la mascota ocurre en tardías etapas de la vida, quizás porque el quererse en la mirada de un animal es un proceso que requiera de años para unos, o tan sencillo como que la vida misma prefiere no darle mascota en su justo momento, porque no ha llegado ese justo corazón.

Puede sonar a reproche, pero lo siento en el fondo y saben de mi sensatez, no comparto ideologías ni filosofías pero tampoco soy fan de los pragmatismos y cuando se habla de mascotas es mucho lo que puedo ser en lo trascendental. Sin embargo no venimos a medir el valor de una amistad Humano – Animal, mucho menos a remembrar cada aprendizaje y derrota al lado de estos peludos compañeros de vida, porque en este aspecto cada fulano tiene su historia propia para contar, su propio noti-diario de lo cotidiano.

El verdadero valor de una amistad lo acuñamos con las despedidas, y en cuanto a mascotas referimos, es el verdadero valor del dolor el que asomamos por la ventana, porque las despedidas son tristes, no hay discusión.

¿Qué tiene en la cabeza una persona que decide hurtar un cachorro o una mascota?

¿Qué carajos pasa por la mente de un fulano que decide dar muerte a un cachorro o una mascota?

Muchos hemos sido espectadores de noticias o rumores sobre muerte de animales en algunos barrios populares de ciudades varias, pero cuando la historia nos toca es más la impotencia que cualquier deseo de venganza lo que se hierve en la sangre, en otros casos es la enfermedad misma la que se lleva a nuestros seres peludos y queridos, en ambas situaciones somos presa del dolor eterno y buscamos aferrarnos a lo racional, ser animales presa del dolor.

Cada partida es una historia que merece su propio libro, su eterno recuerdo en canciones o poemas, en óleos o tatuajes, nos encaramos al deseo de la paternidad y al inmortal valor de la amistad, la más sensata de todas por supuesto, porque nunca podremos saber el cómo y cuándo de cada ocasión, nos recibe el adiós, como la amenaza de un atardecer lluvioso, como el desbordamiento del río que arrasa todo a su paso, destruyendo hogares, derribando historias y emociones.

A los que ya no están, esos hijos perdidos, esos amigos eternos que se fueron para no volver, a los que se los llevaron, como a los demás, su historia para contar.

Los niños perdidos de nunca jamás.


AV

1 comentario:

theraq dijo...

Yo discutiría ese sentido de paternidad que predica un poco de aquellos ajenos que por familia ha sabido escoger, tanto en el caso de los fulanos amigos, como de los sutanos peludos. No obstante comparto la reflexión plena sobre la influencia debida y ese aporte para el desarrollo, tanto de unos como de otros. Y la partida de mis propios felinos, secó de a cantaros mi propia alegría y aun es motivo de la más cruenta de las melancolías.