9 de enero de 2015

Te Regalo Una Canción.






Hace cuatro años y un poco más de tiempo, producto de un insensato distanciamiento, de comenzar a recorrer cada camino de manera apartada, con direcciones ajenas, en puertos desconocidos fuimos dejando a las ironías la responsabilidad de escribir nuestra historia, a la final, fue la nostalgia la gran ganadora, la que se llevó las tardes con sus noches, donde ya no había atardeceres para compartir, solo noches oscuras de incertidumbre y ansiedad.

Me alejé como las golondrinas que huyen del invierno, más por cobardía y miedo que por necesidad, era más bien una necedad que ambos teníamos en la sombra al caminar, lo sabíamos, pero no nos importó sino cuando ya las sombras estaban demasiado delgadas ante el sol. Te pedí que me regalaras una canción pero más que una canción, era una vida entera donde los verdes ojos se fundieran en los marrones ojos, ser uno mismo en el otro.

Te regalo una canción para que cada día tenga su propia melodía, puede ser un bolero o un Blues, algo suave quizás, una canción que te permita ser y crear, estar y llegar, una canción que pueda alimentar tu alma como la flor que se alimenta del rocío de la mañana, como la locura que necesita del amor para poder crecer, como los locos que fueron desapareciendo cuando dijeron que estaban locos.

Ahora soy yo quien quiere regalarte una canción, porque aprendí de las heridas, conocí cada paso dado y en ellos fui viendo el reflejo de mis decisiones, de mis acciones y mis pretensiones. Me fui dibujando lentamente en un aprendizaje que aún hoy a cuatro años de habernos separado, sigue dándome muchas enseñanzas, más lecciones que información, por eso quiero con una canción volver a enloquecer, darle al mundo esa pasión delirante que nos lleve de la mano, nos encierre en los jardines, en sus noches con sus estrellas.

Una canción que nos refresque la memoria, porque el corazón es una bóveda con demasiada información, y nosotros, bueno, nosotros somos dos forasteros que volvieron a la estación, a esperar, esperar para encontrarnos. Una canción que delire con tu nombre, te haga elevar, te lleve de ida y regreso a los atardeceres cerca a los cultivos de algodón de colores, o que simplemente nos deje en un café de la ciudad, a la espera de ese beso que se dio por vez primera.

Una canción que pueda compartirse con una botella de vino, quizás en un bonito almuerzo, pero que se deje seducir por un café y en medio de todo, sea eterna, porque nos merecemos la eternidad.

Te regalo una canción para que Simona pueda dormir, para que Martina la escuche y se identifique con el sonido de su voz, que sirva de guía en las noches entre almohadas y peluches, una canción que al igual que el cascabel, pueda darle a las chinas ese familiar encuentro en los pies de la cama, disfrutar de su compañía y claro, que sea con una buena canción.

Una melodía suave, que inspire calma y no ansiedad, que se deje escuchar y no nos convoque al afán de un reproductor de sonido. Entendernos uno al otro, aprender a construir procesos y castillos, un salvaje monumento para los sueños y metas que se pierden en ocasiones, en el cansancio de los pasos. Una canción que pueda acompañarnos siempre que se permita recordar que se cuenta con el otro, que se es un equipo.

Un piano que se pierde en sus notas, volando una a una por la corriente del aire, ser magia y hacer magia. Unas cuerdas ingenuas, que se mezclan, como el arpa que invade la habitación, o como la persistencia de una percusión que quiere dar ritmo a lo que el eco se devora, perdernos en la mirada, en lo justo de unos ojos verdes, en lo sensato de unos ojos marrones que aún deliran por amor, que se quedaron allí para volver.

Una canción que nos enseñe a sonreír, que nos invite a mirar al cielo, suspirar, decir nuestros nombres con cada estrella o nube que esté ahí para esperarnos, que nos lleve a tomarnos de las manos, a sentir con un beso como lentamente el mundo va girando alrededor del sol, porque somos hijos del sol, insensatos, testarudos, tímidos, soñadores, humanos, demasiado humanos.

Te regalo cada una de mis canciones, siempre que nos lleven a encender la llama que ilumine nuestros rostros, que haga vida lo que para otros ha sido rutina, que de ese impulso y ese orden que la vida nos pide para superar cada uno de los retos que se viene ahora en el camino.

Una canción para caminar juntos.



AV

3 comentarios:

Anna Karina Co dijo...

Te quiero mi gato!!! Gracias a la vida y al destino que hoy por hoy nos puso de nuevo en el mismo camino, para tratar de construir y hacer realidad ese hermoso sueño, que un día dejamos escapar (por miedo quizá) gracias al destino porque puedo ver de nuevo tus ojos marrones y ver el reflejo de ese sentimiento tan profundo que un día sin querer se nos escapo! Ya sin dolor y sin penas, estamos aquí, dándonos las oportunidad de vivir!!!

theraq dijo...

Claro, nada como dar lo que uno quiere recibir. Una forma del buen egoísmo que puede derivar en cosas buenas, en cosas gratas. Dar, por dar, pero mejor dar porque se recibe y luego se tiene para volver a dar.

Diego Guerrero dijo...

Las canciones son la mejor forma de llenar de recuerdos los recovecos de la memoria. Fin.